Hoy en la Reunión del Circulo Norte ha salido el término del Dazibao. Uno que es viejo y que se incorporó a la política en una época, 1972, en la que el que luego sería EMK (Euskadiko Mugimendu Komunista), estaba en la fase de la Revolución Cultural como transformación ideológica interna de sus militantes y sonaba ahí el nombre de los Dazibaos.

¿Qué era eso de los Dazibaos? Literalmente es un mural escrito en grandes caracteres chinos de manera que pegado en una pared permitiera una lectura pública y colectiva, y con ello la posibilidad de comentarlo y discutirlo en la calle o plaza. Ya desde la China imperial el dazibao tenía una orientación de crítica política, al poder. Funcional para una población analfabeta y empobrecida, el dazibao se convertía en una prensa pública, crítica y política.

Se suele hablar de que la Revolución Cultural, se inició con un Dazibao firmado por el propio Mao tze dong, y titulado “Bombardead el cuartel general “. Ese “cuartel general” se refería a altos dirigentes del partido, Deng Xiaoping y Liu Shaoqi, caracterizados como contrarevolucionarios y reformistas. Esto provocó el debate entre los jóvenes guardias rojos y su movilización contra las viejas estructuras  y dirigentes del Partido por cuanto, instalados en el poder, eran criticados como murallas y rémoras que impedían avanzar la Revolución y seguir cambiando las viejas estructuras feudales. El movimiento se extendió de las ciudades al campo y movilizó a millones de personas que pusieron en jaque no sólo a estructuras y dirigentes sino a símbolos culturales y costumbres ancestrales del pueblo y campesinado chino. Todo este formidable movimiento no hubiera sido posible sin la movilización de la juventud, el ejército rojo, y, como no, los Dazibaos…

Por tanto el Dazibao se puede extender como el instrumento por el que una parte de la Revolución se enfrenta y desarma discursiva, ideológica y políticamente, viejas estructuras anteriormente impulsoras de la Revolución pero que instaladas en ámbitos de poder se convierten en murallas que bloquean nuevos avances del río y caudal del Cambio.

Podemos debimos configurarnos con gran rapidez desde la desorganización, la diversidad ideológica, organizativa y política, para actuar unificada y eficazmente en una fase en la que había que formar listas y tomar decisiones urgentes y rápidas. Y se formó en un Vista Alegre I una estructura de un partido centralizado, donde las bases, los círcculos no tenían papel, ni se esperaban que lo tuvieran. Quienes tuvieron más capacidad de hegemonizar discursos e influencias -y listas- se convirtieron en los dirigentes y articuladores de la estructuración interna de los cargos y estructuras internas con poder y la penetración en cargos institucionales. Un ciclo largo, desgastante, y muy poco democrático, pero efectivo, para el objetivo de esta fase, conseguir el gobierno o la hegemonía de la izquierda. No se consiguió del todo, pero acabó el ciclo y emergió el terrible paisaje después de la batalla, muerto/as, herida/os, desparecida/os, inválido/as por doquier, la lucha de líneas había tenido un resultado brutal y el coste en desilusión y desgaste político inmenso. Los y las miembros de los círculos, se habían ido en muchos casos perdida la confianza, o continuaron pero con ilusiones pérdidas. Cierto que sigue existiendo un partido, unas mayores influencias institucionales, y un nuevo reto, movilizar al partido, movilizar a a  la población amiga, para remover las viejas estructuras que impiden avanzar a Podemos como instrumento de la ciudadanía en y para la transformación hacia la justicia, equidad y derechos.

El debate y movilización que implica “atarse los cordones” como movilización de círculos, de bases, de gentes, de debates, de ideas, de críticas, de democratización , es un llamamiento hacia todo podemos contra lo caduco de Vista Alegre I, de las estructuras que generó, los modos y las inercias que generó arrastra. Harán falta miles de dazibaos, en miles de nuevos formatos digitales y en miles de modalidades, de propuestas, crítica, demoliciones de lo viejo y construcción del nuevo proyecto para la nueva fase. EL NUEVO GRAN DAZIBAO ES “PODEMOS Y LO HAREMOS” Y LA CONSIGNA “CONTRA QUIENES EN NOMBRE DE DEFENDER LO QUE TENEMOS, NO SE ARRIESGAN A LLAMAR A LA CIUDADANÍA A TOMAR EL CIELO CON SUS MANOS Y PIES”. ATARSE LENTOS Y FIRMES CORDONES Y BOTAS PARA SEGUIR CORRIENDO MAS FUERTE.