“Los y las parlamentarias y parlamentarios firmantes entendemos que la solidaridad no puede ser un delito ni en el estado español, ni en Grecia. Las múltiples iniciativas ciudadanas ante la inactividad de determinados Gobiernos no deberían ser perseguidas e incardinadas dentro de tipos penales muy alejados a sus conductas, sino que incluso deberían ser reconocidas por su humanidad y solidaridad frente a un escenario de políticas que están alejando a nuestro continente de los derechos humanos.
Por ello, solicitamos con toda la urgencia que le sea posible su intervención para que haga las gestiones necesarias para que no se formule acusación contra Mikel Zuloaga y Begoña Hugarte, y en todo caso sean puestos inmediatamente en libertad, permitiendo su retorno a nuestro país”
El texto anterior que se adjunta, pertenece al  final de la Carta dirigida al Ministro de Exteriores, Sr. Alfonso María Dastis Quecedo, y al Embajador de Grecia en España, Sr. Chris J. LAZARIS por los apoderados y apoderadas en Juntas Generales con fecha 29 de Diciembre de 2016