La Recuperación de Podemos como proyecto de cambio y transformación, y como herramienta que vehícule la ilusión y esperanza de la ciudadanía en sus derechos y aspiraciones, en la vida cotidiana y en sus luchas, tiene un reto fundamental en Vista Alegre II. Ahí debemos expresar con rotundidad,la  recuperación de los círculos  como órganos partidarios donde Podemos debate, propone, controla, participa en la movilización y el contacto social con la ciudadanía organizada, con sus movimientos, con su gente,.. Pero para ello hay que reintegrar a los círculos capacidad decisoria, influencia y participación directa en los órganos de dirección, capacidades de incidencia sobre la acción y dirección del Partido. Esto puede ilusionar a la ciudadanía que nos apoyó, que acudió a los círculos, que esperaron -y esperan- de Podemos acciones para el cambio,.. pero que sintieron en su momento que los círculos según la reglamentación de Vista Alegre I, no tenían capacidad para ello, se desilusionaron y se fueron… Esto que parece que hoy suscita en Podemos un cierto acuerdo en todas sus corrientes, una posición general que nadie discute en público, aunque sabemos de algunos sectores del aparato, en privado, ven con recelo y han tratado de bloquear en el corto recorrido de Podemos.

Pero la recuperación del empoderamiento y democracia de los círculos requiere al menos cuatro cuestiones básicas:

a) Círculos como espacios y agentes de debate, de control democrático y de rendición de cuentas de cargos y órganos, potenciadores de propuestas e iniciativas políticas, núcleos de mediación y conexión con la ciudadanía, … en todos los aspectos que afectan a la ciudadanía en su ámbito territorial. Con todas las competencias, derechos y obligaciones de ser la base activa del Partido.

b) Representación de los Círculos directa en los Consejos Ciudadanos. Esta presencia directa y democrática de los círculos en los Consejos correspondientes debe ser una de las dos formas de elección y composición de los consejos ciudadanos. Una parte desde los círculos, otra parte desde el voto abierto a personas inscritas.

c) Pero los círculos, la base activa de Podemos, no puede reducirse sólo a su expresión de cada círculos como órganos aislados, necesitan una expresión colectiva, una Asamblea de Círculos plenipotenciaria, para proponer, decidir, controlar, sugerir, exigir, e incluso tomar la iniciativa sobre cuestiones a consulta obligatoria de la Asamblea Ciudadana del mismo nivel. La Asamblea de Círculos no se opone a la Asamblea Ciudadana, órgano soberano y de máxima expresión partidaria, por el contrario la potencia. Hemos visto hasta ahora, como la Asamblea Ciudadana se ha convocado poco y sólo cuando ha interesado a determinados órganos de dirección. La Asamblea de Círculos no sólo no la suplantaría sino que la convertiría en algo mas real y presente.

d) Existencia de órganos partidarios, Consejos Ciudadanos de Territorio Histórico, al mismo nivel en que tenemos representación institucional y donde además existan círculos activos, o donde deba ser una aspiración partidaria su extensión y/o creación de nuevos para ir llegando a los últimos rincones y sectores de los territorios. En concreto, se hace absolutamente necesario para que los círculos de los territorios provinciales, fuera de las metrópolis tengan representación en consejos podemitas y donde, al menos en Euskadi, donde existen instituciones parlamentarias y ejecutivas con incidencia importante en la vida de la gente y en las que además tenemos representación, las Juntas Generales de cada uno de los Territorios Históricos, que contemos con Consejos Ciudadanos del Territorio Histórico, hoy inexistentes.

De estas cuatro condiciones de empoderamiento y democracia partidaria, la primera y la cuarta se tratan, a nuestro juicio, de forma adecuada en las iniciativas que han surgido desde el Circulo Norte o en propuestas de Zurekin Ahal Dugu/Podemos en Movimiento, sin embargo la segunda y la tercera, aunque se tocan tangencialmente debieran tratarse, a mi juicio, mas específicamente. Es por ello que hemos sugerido un documento para que pueda servir para el debate, acuerdos, matizaciones, etc.. Este documento se sube a “atarse los cordones” pero lo adjuntamos para su conocimiento y debate entre todo el partido y la ciudadanía interesada. Ahí va el documento. El documento va firmado por el compañero Gabriel Lacalle y por mi mismo, ambos del Círculo Norte.

BLOQUE ORGANIZATIVO

 

Sobre la Representación de los Círculos

 

¿Qué papel tendrán los círculos en la estructura surgida de Vista Alegre II? ¿Cómo puede participar, influir, colaborar en las decisiones, los círculos de Podemos? ¿Tendrán asegurado una participación y representación real en los Consejos Ciudadanos?

En la propuesta que aquí se avanza se entiende que todo Consejo Ciudadano de un territorio, sea local, sea en el caso vasco de uno de sus territorios históricos, debe tener una composición y elección doble, por un lado los y las miembros elegidxs por la Asamblea de todas las personas inscritas en las condiciones de votación generales que se decidan, y otra parte elegidas directamente por los propios círculos.

Avanzaremos como propuesta:

1.- Que la mitad de los miembros del Consejo Ciudadano se componga de personas elegidas directamente por los círculos y refrendada en una Asamblea de Círculos convocada al efecto, y que la otra mitad surja en elección abierta de la Asamblea Ciudadana correspondiente, siendo su SG elegido por esta última.

Esta propuesta trata de hacer compatibles dos principios a nuestro juicio importantes:

  1. El Podemos activo, el Podemos de los Círculos, debe tener presencia directa en el Consejo Ciudadano que los abarca. Se supone que los Círculos ya tienen una tradición, historia y conocimiento para saber a quienes eligen tanto directamente como de sustitutos
  2. La Asamblea Ciudadana, es decir, el Podemos de los y las inscritos que vota y/o puede votar en cualquier consulta elige a la persona de SG que considere y a la mitad de los miembros del Consejo.

Para materializarlo, se propone la existencia de una Asamblea de Círculos del Territorio correspondiente. Cada círculo hará una propuesta de cuatro representantes con criterios de género que serán elegidos por la Asamblea de Círculos del Territorio con criterios de ordenación de círculo por orden del número de personas inscritas y siguiendo lógica de género para definir las personas que estarán en el Consejo Ciudadano y el orden de las siguientes personas sustitutas en caso de dejación de pertenencia.

2.- La Asamblea de Círculos de un Territorio, local, de Territorio Histórico, de Comunidad Autónoma, podrá ser convocada por el Consejo Ciudadano Territorial correspondiente y/o por el 25% de los círculos afectados o por una iniciativa de miembros inscritos que represente el 5% de las personas inscritas en Podemos en ese ámbito.

3.- La Convocatoria de la Asamblea de Círculos tendrá fecha, lugar y orden del día cuyo primer punto será la elección de la propia mesa de la Asamblea.

4.- La Asamblea de Círculos podrá exigir la rendición de cuentas de los órganos del Partido de su ámbito y tras su debate podrá proponer, si así lo considera la revocación de miembros o del órgano, requiriendo para su efectividad, el refrendo y aprobación de la Asamblea Ciudadana.

5.- La Asamblea de Círculos podrá tomar decisiones sobre cualquier aspecto de la vida política que consideren incluidos sobre aquellos que para su adopción definitiva deberán contar con el refrendo de la Asamblea Ciudadana.

6.- La Asamblea de Círculos deberá ser convocada como mínimo una vez cada seis meses y al menos una de las dos Asambleas Anuales Obligatorias deberán recibir la rendición de cuentas de su Consejo correspondiente, de sus cargos electos y de los círculos temáticos que consideren relevantes.

7.- La Asamblea de Círculos podrá auto-convocarse si así lo considera, debiendo justificar las razones que le llevan a ello.

(Nota: Esta propuesta que se avanza, pretende asegurar que la presencia en la vida política regular y/o extraordinaria de Podemos tenga peso, al tiempo que no hurtar la capacidad y soberanía máxima de la Asamblea Ciudadana correspondiente de todos los inscritos e inscritas de cada ámbito. Para ello introduce un doble mecanismo del podemos activo, el de sus círculos en los Consejos Ciudadanos, pero también creando una Asamblea regular de los Círculos ante quien obligatoriamente los Consejos deban rendir cuentas.)

 

 

Justificación

 

 

Los círculos han sido, y deben ser, una de las señas de identidad de Podemos desde sus inicios. El partido morado, el partido de los círculos, el partido del 15M, así se nos identificó en los orígenes por la ciudadanía.

Los círculos se abrieron con multitud de gente que sintonizaba con la misma idea de juntarse en la plaza a debatir, o que se entusiasmaron con un proyecto de un nuevo partido para cambiar y defender sus intereses y derechos. No se sabía muy bien cuál era el papel de esos círculos -no estaban reglamentados- pero parecía entenderse que era el lugar donde apoyar la iniciativa y estructuración del nuevo partido, donde poder participar en su orientación, el lugar para juntarse a debatir sobre los problemas y urgencias que se tenían entre la ciudadanía del ámbito local y general en que se situaba cada círculo. En definitiva, que sería el lugar de empoderamiento de la ciudadanía activa que aspiraba a cambiar la realidad.

No ha pasado demasiado tiempo, pero si el suficiente para hacernos conscientes de que estas aspiraciones no se han correspondido con lo que se estructuró en Vista Alegre I. Allí se configuró un partido que dado que debía surgir de un amplísimo abanico de corrientes, personas, culturas políticas, aspiraciones, etc… y que debía estructurarse mínimamente para afrontar el reto electoral sin precedentes de un partido recién nacido de un estado de indignación generalizada.

En esa estructuración los círculos fueron los sacrificados en aras de los Consejos Ciudadanos de diverso nivel, quedándose aquellos como meros ejecutores de las decisiones de esos Consejos que tomaban decisiones pero sobre los que los círculos apenas tenían capacidad de influencia.

Fueron la base para desarrollar las campañas o cualquier acción que necesitara un trabajo de base, pero sin embargo este importantísimo papel no se correspondía con la capacidad de formar parte y participar en las decisiones que tomadas en otros órganos, y sin consulta, les afectaban.

En ese proceso de actuar como agentes de expansión e intervención partidista pero con poca capacidad de ser tenidos en cuenta, los círculos se fueron adelgazando, quedando con el mínimo de gente, perdiendo su capacidad de conexión entre Podemos y la Ciudadanía, y poniendo en peligro, su esencia de ser lugar donde la gente entendiera que pudiera influir y actuar sobre y en el nuevo partido. Recoger iniciativas y trasladarlos a los diversos consejos muchas veces sin respuesta, debatir y adoptar propuestas sin que influyeran en las posiciones e iniciativas, plantearse la pregunta de para qué tiene sentido reunirse en los círculos, han sido parte de un paisaje muy conocido tanto para la gente que hemos continuado, como de la gente que ha ido abandonando.

Pero si los círculos se extinguen Podemos dejaría de ser el partido de la gente, el partido del cambio, el partido de la participación, el partido de la transformación, el partido contra el paro, la pobreza, la exclusión, la desigualdad, el precariado, la pérdida de derechos, la xenofobia y el racismo, del buen vivir.

Podemos sin la gente, no sería Podemos sería otra cosa, otro partido, otro proyecto, pero el espíritu que le vi nacer, y que le da sentido en la arena política, se desvanecería.

Por tanto hay una conexión directa no sólo en definir claramente cuál es el papel y el sentido de los círculos. Y la pregunta básica sería, debiera ser, ¿porqué, para qué, para una persona sería interesante venir a reunirse a un círculo? Con otra inmediata, ¿por qué y para qué le resultaría interesante a una plataforma u organización de la ciudadanía, tomar conexión con un círculo de Podemos? ¿Qué debiera ser un Circulo de Podemos para ser un referente de la ciudadanía en el área y/o temática en que actúa o pretende actuar? Responder a estas preguntas es fundamental pero está directamente relacionada con otra cuestión fundamental.

La imagen de portada tomada de

http://hormigaciones.blogspot.com.es/2012/12/circulos.html